El propósito de la Encarnación
Juan 1:14-18
Conocer a Dios plenamente es la gracia y la verdad traída a nosotros por medio de Jesucristo
Audio from the author
#evangeliodeJuan
#prologo
#encarnacion
Published 02/07/2016; Updated 02/07/2016
Share / Groups / About Author
Phrase
Notes
Phrase
NT
Juan 1:14-18
lbla
Y el Verbo se hizo carne,
y habitó
entre nosotros,
Locativo
y vimos su gloria,
Resultado
gloria como
Explicación
del unigénito
del Padre,
lleno
Explicación
de gracia
y de verdad.
de su plenitud
Pues ... todos hemos recibido,
y gracia
Contenido
sobre gracia.
Distinción
Porque la ley fue dada
Fundamento
por medio
de Moisés;
la gracia y la verdad fueron hechas realidad
por medio
de Jesucristo.
Nadie ha visto jamás
Concesivo
a Dios;
el unigénito Dios,
Explicación
que está en el seno
del Padre,
El le ha dado a conocer.
gr. anti karitos, genitivo.
"gracia anti gracia" - gracia en lugar de gracia. La Ley fue gracia, y por medio de Jesús la gracia de la Ley da lugar a la gracia del conocimiento pleno y directo de Dios. La Ley nos señalaba a la gloria de Dios, Jesús es la misma gloria de Dios.
phrasing
Notes
La importancia de la encarnación # 1 La encarnación revela cómo es el corazón de Dios . Al ver a Dios hacerse carne y vivir entre nosotros vemos su corazón humilde. Los poderosos de la tierra no se mezclan con lo más bajo, pero el Dios eterno, Creador de todo, Fuente de toda vida y de todo bien, se hizo como nosotros, y vivió entre nosotros. También vemos en estos versículos que Dios vino porque quería darse a conocer. Esto también es asombroso, porque en el centro de su plan salvador y de sus metas al encarnarse estaba esta misión: dar a conocer a Dios. Sólo el Dios unigénito podía darnos una revelación plena de Dios, y se hizo hombre para eso. Dios siempre quiso darse a conocer, desde el principio, pero no fue hasta que el Verbo se hizo carne que tuvimos una revelación decisiva y final acerca de quién es Dios y de cómo es Él. La encarnación también reveló la gracia de Dios . La encarnación fue un acto de gracia. No merecíamos que Dios caminara entre nosotros, no merecíamos semejante revelación de la naturaleza de Dios, no merecíamos que Él se acercara así a nosotros para salvarnos y hacernos hijos suyos. Pero lo hizo. La encarnación es la gracia decisiva que vino en lugar de la gracia traída por la ley. La ley había traído un cierto conocimiento de Dios, pero cuando el Verbo se hizo carne vino una revelación mucho mayor. La gracia dio lugar a la gracia, y de esa plenitud de gracia y de verdad traída por Jesús ahora tomamos todos. Él nos da a conocer a Dios como nunca nada ni nadie lo había hecho. #2 La encarnación revela nuestra necesidad de conocer a Dios . En este pasaje se ve claramente que el amor de Dios se manifestó de una manera muy específica: dándose a conocer lo más plenamente posible. Lo más precioso que Dios podía darnos nos lo dio al mostrarnos su gloria. Y de eso se trata la salvación, la vida eterna y el amor de Dios, de ver la gloria del Padre en el rostro del Verbo, y de quedar satisfecho con eso. Solamente Dios podía dar a conocer plenamente a Dios, entonces vino, se hizo carne y habitó entre nosotros para que veamos Su gloria, la gloria del Padre, el cual es lleno de gracia y de verdad. Que Dios se haya hecho carne para poder darnos a conocer esta gloria es una evidencia abrumadora de nuestra necesidad de ella. Fuimos creados para conocer a Dios, para vivir en comunión con Él, alegrándonos en Él; ver la gloria de Dios es el clamor del alma sedienta que experimentó que este mundo no es suficiente para llenar el corazón, Y el Verbo se hizo carne para mostrarnos esa gloria. ¡Gloria a Dios por semejante demostración de amor y humildad! #3 La encarnación es el mayor ejemplo misionero que Dios pudo habernos dado . El corazón del Verbo abundó de compasión, amor, humildad, disposición a servir, y de una gran pasión por la gloria de Dios. Todo esto lo llevó a hacerse hombre por amor a nosotros. El Verbo fue el primer misionero, quien dejó su lugar para llevarnos a Dios. Todo el que quiera seguirlo debe saber que no le costará menos que a Él. Jesús mismo vincula la encarnación con la gran comisión cuando dice a sus discípulos "como el Padre Me ha enviado, así también yo los envío" (20:21), de modo que convierte a sus discípulos en sus imitadores al pedirles que vayan y habiten en medio de los pecadores y que les muestren Su gloria por medio del evangelio.
notes
Comments
Disclaimer: The opinions and conclusions expressed on this page are those of the author and may or may not accord with the positions of Biblearc or Bethlehem College & Seminary.